Primer cultivar nacional de maíz pisingallo liberado por la Facultad de Agronomía

El proyecto conjunto entre el Programa Huertas en Centros Educativos (PHCE) y el Laboratorio de Fitotecnia del Departamento de Biología Vegetal "Sembrando mi merienda" tuvo por objetivo contribuir a la valoración de los recursos genéticos nacionales y aportar a la soberanía alimentaria, mediante la recuperación del uso y multiplicación de variedades criollas de maíz pisingallo y a la promoción del consumo de una merienda saludable en los centros educativos, con un producto natural y de alto valor nutritivo.

 

Específicamente, este trabajo buscó:

 

a) evaluar la posibilidad de cultivar variedades criollas bajo criterios agroecológicos en centros educativos

b) multiplicar semilla de variedades criollas para sembrar en los centros educativos y 

c) su siembra y cultivo para su multiplicación y consumo en los mismos.

 

El Proyecto, incluyó una primera etapa de multiplicación de material, que fue imprescindible para disponer de semillas para distribuir en las escuelas que participaban del PHCE ya que los únicos cultivares disponibles en volumen correspondían a híbridos extranjeros.  Por ello, se decidió realizar una multiplicación de accesiones de maíz pisingallo colectadas por Facultad de Agronomía en 1978 , que estaban conservadas en el Banco de Germoplasma de INIA La Estanzuela.

 

Todas las variedades de maíz pisingallo colectadas en 1978 tenían la particularidad de ser granos blancos con punta.

 

La multiplicación realizada por el equipo del PHCE junto con el Laboratorio de Fitotecnia permitió identificar accesiones que se adaptaban mejor a las condiciones de las huertas escolares por su producción, ciclo y porte, instalándose así en las huertas de 15 centros educativos e incorporando el maíz pisingallo, elaborado como pop o palomitas de maíz, a las meriendas de niñas, niños y jóvenes. 

 

Por otra parte, los relevamientos actuales de variedades criollas indicaban que se habían perdido las variedades de grano blanco y con punta que antiguamente eran las predominantes.  A su vez, el cultivo del maíz en el verano, durante el receso escolar, permitió mantener cubierto el suelo de la huerta y descubrir al regreso a clases, una cosecha que les daría la merienda .

 

La experiencia fue  muy exitosa y nos llevó a reflexionar sobre la importancia de disponer de una variedad de polinización abierta que permita que los centros educativos siembren, conserven y multipliquen su propia semilla.

 

 A partir de los cruzamientos iniciales de las accesiones elegidas se continuó una selección y caracterización con el objetivo de liberar un cultivar de uso público de maíz pisingallo de grano blanco y con punta.

 

Es con mucha alegría que hoy podemos decir que el camino recorrido con la colaboración y apoyo del PHCE, sus docentes, estudiantes de grado,  maestra/os, niñas,niños y jóvenes, nos lleva a tener el primer cultivar nacional de maíz pisingallo liberado por la Facultad de Agronomía, llamado: Palomita Blanca.

 

DSC 0087 DSC 0088 DSC 0097
IMG 20170329 112833016 HDR SAVE 20210604 200056 SAVE 20210604 200024
Visto: 1472 Última actualización: Viernes, 02 Julio 2021